convencion de los herdid@s de amor

Convención de los heridos de amor

Disposiciones generales:

A) Considerando que el dicho "en el amor y en la guerra todo vale" es completamente verdadero.

B) considerando que en lo relativo a la guerra contamos con la Convención de Ginebra que determina cómo debe tratarse a los heridos en el campo de batalla, mientras que hasta hoy no se ha promulgado ningún documento que regule la situación de los heridos de amor, muy superiores en número.

Se decreta que:

Art. 1. Todos los amantes, independientemente de cuál sea su sexo, quedan advertidos de que el amor, además de ser una bendición, también es algo extremadamente peligroso, imprevisible, que puede acarrear serios daños. Por lo tanto, quien tenga la intención de amar debe ser consciente de que está exponiendo su cuerpo y su alma a heridas de muy diferentes tipos, sin poder culpar de ello a su pareja en ningún momento, puesto que ambos corren el mismo riesgo.

Art. 2. Una vez alcanzado por una flecha del arco ciego de Cupido, debe solicitarse inmediatamente al arquero que dispare la misma flecha en la dirección opuesta, con el objeto de no sufrir la herida conocida como "amor no correspondido". En el caso de que Cupido se niegue a hacerlo, la convención exige del herido que, de manera inmediata, se arranque la flecha del corazón y la tire a la basura. Para llevar esto a buen puerto, debe evitar llamadas telefónicas, mensajes de correo electrónico, envíos de flores o cualquier otra forma de seducción, pues semejantes medios, si bien pueden dar algún resultado positivo a corto plazo, no resisten el paso del tiempo. La convención decreta que el herido debe buscar sin falta la compañía de otras personas, así como debe imponerse al pensamiento obsesivo que le dice: "vale la pena luchar por esta persona".

Art. 3. En el caso de que la herida provenga de un tercero, es decir que el ser amado se sienta atraído por alguien que no esta a priori en el guión, queda expresamente prohibida la venganza. En este caso, se permite el uso de lágrimas hasta que los ojos se sequen, así como algunos puñetazos en la pared o en la almohada, o reuniones con amigos donde poder insultar a gusto al antiguo(a) compañero(a), incidiendo en su perfecta falta de gusto, pero sin llegar a difamar su honra. La convención determina que también se aplique en este caso la regla del Art. 2, que mueve a buscar la compañía de otra amistades, sólo que evitando en la medida de lo posible los lugares que la otra persona frecuenta.

Art. 4. En lesiones leves, clasificadas aquí como pequeñas traiciones, pasiones fulminantes que no duran mucho o falta de interés sexual pasajero, debe aplicarse con generosidad y rapidez el medicamento llamado "perdón". Una vez aplicada tal medicina, nos e debe volver atrás bajo ninguna circunstancia y el asunto debe ser definitivamente olvidado, no utilizándolo jamás como argumento en una discusión o momento de odio.

Art. 5. En todas las heridas definitivas, también conocidas como "rupturas", el único medicamento que tiene efecto se llama "tiempo". De nada sirve buscar consuelo en echadores de cartas (que siempre prometen el regreso del amor perdido),  leer libros románticos (que siempre acaban bien), engancharse a una telenovela o cosas por el estilo. Se debe sufrir con intensidad, evitando radicalmente las drogas, los calmantes o las oraciones a los santos. En cuanto al alcohol, sólo serán permitidos dos vasos de vino al día.

Consideraciones finales:

Los heridos por el amor, al contrario de en conflictos armados, no son víctimas ni verdugos. Optaron por algo que forma parte de la vida y deben asumir, por consiguiente, la agonía y el éxtasis de su elección. Y los que jamás fueron heridos por el amor nuca podrán decir "he vivido". Porque no vivieron.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

solo pa xikas! ;-)

"17 SENALES DE ENAMORAMIENTO"
 
*DIECISIETE: Siempre que ves su foto te quedas mirando sus ojos. *DIECISEIS: Cuando cuelgas despues de hablar con el/ella extrañas la conversacion con esa persona especial aunque hayan pasado solo 2 minutos . *QUINCE: Siempre miras sus mensajes de texto o email una y otra vez.  *CATORCE: Siempre andas lento cuando vas con el/ella. *TRECE: Siempre te sientes timida/o a su lado . *ONCE: Cuando piensas en el/ella, tu corazon va rapido y lento al mismo tiempo.  *DIEZ: Sonries cuando escuchas su voz . *NUEVE: Cuando lo/la ves, no puedes ver a nadie más porque todo lo que ves es el/ella. *OCHO: Empiezas a escuchar musica suave cada vez que piensas en el/ella. *SIETE: El/Ella es lo unico que piensas.  *SEIS: Te pones muy feliz cada vez que reconoces su olor.  *CINCO: Siempre te sonries a ti misma(o) cuando piensas en el/ella. *CUATRO: Harias cualquier cosa por el/ella o
por verlo(a).  *TRES: Cuando has leido este mensaje, solo una persona estaba en tu mente todo el tiempo… *DOS: Estabas tan entretenido pensando en esa persona que no notastes el numero doce.  *UNO: Acabas de subir para ver lo del numero 12 y ahora estas riendote silenciosamente.Ahora, pide un deseo, sabes que quieres.
 
Posted in Sin categoría | Leave a comment

retrato en sepia

11 de febrero de 2001


 

“Narrada en la voz de una joven mujer, esta es una magnífica novela histórica, situada a finales del siglo XIX en Chile, y una portentosa saga familiar en la que reencontramos algunos personajes de La Hija de la Fortuna y de La Casa de los Espíritus…”.

 

Esta vez Isabel Allende nos ofrece la segunda parte de “La Hija de la Fortuna” una obra que narra la fiebre del oro que se vivió en San Francisco a principios del siglo XIX y que alentó a decenas de chilenos y otros latinoamericanos a emigrar a San Francisco, Estados Unidos.
Con “Retrato en Sepia” se retoma la historia que allá se contó, pero a partir de la nieta de aquella “hija de la fortuna”. La protagonista, Aurora del Valle, narra esta vez su vida pero agrega interesantes elementos históricos como los cambios vividos tanto en la ciudad de San Francisco luego de la fiebre del oro, así como en Chile a inicios del siglo XX.
Con esta muchacha recorremos ambas ciudades desde finales del siglo XIX y mediados del XX y descubrimos las transformaciones suscitadas en ambas. Conflictos en las provincias que hoy conforman el norte de Chile pero que antes fueron territorio de Perú y Bolivia en los años 1886-1996 y muchos otros sucesos son narrados por esta jovencita a lo largo de 343 páginas.
Hija de una joven estadounidense hermosa pero inmadura y de un chileno irresponsable, Aurora queda huérfana casi al nacer, su madre fallece y su padre la abandona.
Y aunque los primeros cinco años de su vida es criada por sus peculiares abuelos maternos: una emigrante chilena y un chino amante y practicante de la medicina natural -personajes de La Hija de la Fortuna- es su abuela paterna Paulina del Valle con quien crece primero en San Francisco, luego en Europa y finalmente en Chile.
Es criada en un ambiente cargado de opulencia, lujos y contrastes, libre de muchas de las limitaciones que oprimen a las mujeres de la época.
Su abuela es sin duda el personaje que más refleja la opulencia vivida en Chile a inicios de siglo: “…Conocedora de cómo odian en Chile a los ricos y mucho más si son presumidos, nada de lacayos de librea como los que empleaba en San Francisco sino discretas criadas con delantales blancos y vestidos negros… disponía por supuesto de sus opulentos carruajes, sus envidiables caballos y su palco privado en el Teatro Municipal, con salita y buffet, donde servía helado y champaña a los invitados”, dice el libro.

 

Junto a esta mujer, hábil para los negocios y de mentalidad práctica, Aurora es testigo y hasta partícipe de movimientos clandestinos.
Haciendo de la fotografía su carrera, esta jovencita recoge en valiosas imágenes muchos sucesos que la marcaron desde adolescente.
“Retrato en sepia” es una novela de 343 páginas que puede ser leída con rapidez, sin embargo es recomendable haber leído “La Hija de la Fortuna”, para disfrutar y entender mejor ésta.
Llena de simpáticos personajes como Nivea, la madrastra legal de Aurora, que procreó más de una docena de hijos mientras propiciaba movimientos en favor de las mujeres, o William, un fiel mayordomo que sin quererlo se convirtió en Chile en un admirado noble inglés. Todos ellos ayudan a Aurora a explorar el misterio de su pasado para seguir adelante pese a las adversidades.

Sobre la autora

Isabel Allende, de nacionalidad chilena, nació en Lima en 1942.
Ha trabajado como periodista y escritora desde los 17 años.
La Casa de los Espíritus, su primera novela (1982) y traducida a más de 20 idiomas, la situó en la cúspide de los narradores latinoamericanos e inauguró una brillante trayectoria literaria que con los años no ha dejado de crecer.
Entre sus obras están: Eva Luna, Cuentos de Eva Luna, El Plan Infinito, De amor y de sombra, Paula, Afrodita y La Hija de la Fortuna.

Posted in Libros | 4 Comments